Riesgos negativos

Por: Eduardo Jiménez

Fuente: Diario Gestión

Podemos definir riesgo, de manera general, como aquellos eventos poco probables pero cuya realización nos aleja de un valor esperado. En un contexto de proyecciones económicas, el valor esperado está representado por el estimado de crecimiento para 2018-2019 (4.1%) y los riesgos son aquellos eventos del entorno nacional e internacional que nos pueden poner por encima o por debajo de ese número. Lo nuevo es que, mientras que hace tres meses teníamos un conjunto similar de riesgos al alza y a la baja, hoy la parte positiva se ha truncado y solo parecen existir riesgos negativos.

Veamos esto en detalle. Una de las razones fundamentales para ser optimista respecto al desempeño de la economía peruana hacia 2019 era que el entorno internacional se mostraba bastante favorable, dado que Estados Unidos y China presentaban mayores tasas de crecimiento, lo que redundaba en un aumento del precio de los principales commodities.

La elevación de la probabilidad de una guerra comercial ha hecho que estas buenas perspectivas se deterioren. Es difícil pensar, en las actuales circunstancias, que el precio del cobre pueda llegar a US$ 3.50 por libra promedio en 2018-2019. Por el contrario, el precio del cobre se encuentra alrededor de US$ 2.75 y se espera que se recupere lentamente por encima de los US$ 3.00 en la medida que los temores se disipen. Es decir, solo prevalece el riesgo negativo.

La crisis turca ha hecho que este sentimiento negativo se fortalezca. Un enfrentamiento entre el presidente Erdogan y el presidente Trump gatilló una crisis de balanza de pagos en Turquía y aumentó la probabilidad de que se repita un evento similar al que experimentó el mundo emergente en 1998 con la Crisis Asiática.

En el plano local, la situación muestra un patrón similar. En el plano político la llegada de Martín Vizcarra a la Presidencia de la República suponía colaboración entre en Congreso y el Ejecutivo. Sin embargo, la puesta en evidencia de una red de corrupción en las más altas esferas del Sistema de Administración de Justicia en nuestro país que, entre otros, implicaba a algunos congresistas, terminó por debilitar la figura de ese poder del Estado y la toma de posición de Vizcarra que aprovechó la circunstancia para encarar al Congreso y tomar la iniciativa en las reformas. Lo cierto es que el Presidente de la República es políticamente débil y la oposición, encabezada por el fujimorismo, está dispuesta a pelear. El resultado: incremento del ruido político que puede afectar negativamente las expectativas empresariales.

En el plano económico, el riesgo principal es que la inversión pública subnacional caiga más allá de los esperado en 2019 debido a la llegada de las nuevas autoridades. Se espera que los planes de contingencia del MEF den los resultados esperados.

En suma, si bien de momento no hay razones para realizar una revisión de los estimados de crecimiento, hay que ser conscientes de que la distribución de eventos se ha truncado y solo persisten riesgos que pueden reducir los valores esperados.

Riesgos negativos