Editorial: El primer discurso del Presidente Vizcarra para 28 de Julio

El próximo Mensaje a la Nación del presidente Martín Vizcarra genera altas expectativas debido a la enorme incertidumbre que impera actualmente en el país.

El primer mensaje a la Nación del Presidente Martín Vizcarra es esperado con particular expectativa. Cumplidos apenas cuatro meses de su juramentación al cargo, el rol que de él se esperaba ha cambiado sustancialmente. Habiendo asumido la conducción de la Nación en reemplazo del renunciante Pedro Pablo Kuczynski, las expectativas sobre el resultado de su gestión no eran muy altas, entre otras razones, por carecer de un equipo de colaboradores propio y depender totalmente del apoyo de la oposición en el Congreso. De hecho, sus primeros meses en el cargo han sido más bien difíciles, ya que ha debido afrontar reclamos y desafíos que se han reflejado negativamente en las encuestas.

En las últimas semanas, sin embargo, la revelación de la red de corrupción en el Poder Judicial ha trastocado el statu quo político, con el potencial de alterar la correlación de fuerzas existentes, lo que le abrió una oportunidad única al Presidente Vizcarra para trascender y dejar huella positiva. La presentación que por mandato constitucional tiene que hacer ante el Congreso el próximo 28 de Julio, es una oportunidad que no debería desperdiciar para hacer saber al país sobre su voluntad y compromiso de asumir el liderazgo en la lucha contra la corrupción, buscando que se identifique y castigue a los culpables, y ejecutando las reformas requeridas para corregir este estado de cosas. Su objetivo debería ser motivar a la ciudadanía para que se convierta en fuerza activa en la lucha que se viene, en la que muchos políticos y partidos van a estar buscando que todo siga igual.

Por esta razón, hemos creído conveniente indicar los temas que, en nuestra opinión, tendría que enfatizar en este importante mensaje.

En primer lugar, tiene la oportunidad para señalar con énfasis a toda la Nación que asume el liderazgo en la lucha contra la corrupción. Con este objetivo, debería puntualizar que la corrupción generalizada que ahora existe, a todos los niveles de gobierno, es una consecuencia del sistema político imperante. Por lo tanto, las reformas necesarias para modificar la conducta del Poder Judicial, la Fiscalía de la Nación, el Consejo Nacional de la Magistratura y otros, no serán duraderas si no hay una reforma paralela del sistema político.

La Comisión presidida por Allan Wagner entregaría en estos días su informe final sobre la Reforma de la Justicia en el Perú, que contendría 10 propuestas urgentes, las que el Presidente debería anunciar en su discurso. Como el Congreso otorgó al Ejecutivo facultades legislativas en materia de lucha contra la corrupción, esas propuestas deberían convertirse en Decretos Legislativos en tiempo breve.

Para la reforma del sistema político podría ofrecer un planteamiento en plazo definido, anunciando una comisión de alto nivel, similar a la de Allan Wagner, para que analice las propuestas que ahora existen y elabore un proyecto propio, el mismo que asumiría el Ejecutivo y presentaría al Congreso para su discusión y aprobación.

En segundo lugar, debe hacer un planteamiento serio y creíble con respecto a la lucha contra el narcotráfico y cómo mejorar la seguridad ciudadana, que sigue siendo la principal preocupación de la población y sobre lo cual no se han escuchado propuestas del gobierno.

En tercer lugar, debe asumir una posición clara en defensa de los grupos vulnerables de la población (violencia contra la mujer y los niños), cuyos padecimientos se ven a diario en los medios de comunicación y donde no se aprecia un esfuerzo decidido de las autoridades para hacerles frente. Los casos de Eyvi Ágreda y Juanita Mendoza, que murieron quemadas por sus parejas, causaron indignación en todo el país sin que tuvieran una respuesta pronta y severa del Poder Judicial. La percepción de injusticia se agrava porque en uno de los audios difundidos se escucha al Juez César Hinostroza “negociar” penas contra un agresor sexual.

Finalmente, debería enfatizar la recuperación del crecimiento económico que se está registrando y asegurar que se continuará aplicando una política que garantice su consolidación. Entre enero y mayo, el Producto Bruto Interno (PBI) ha crecido 4.8%, lo que duplica la tasa registrada en similar periodo del año anterior y se encamina a un estimado para 2018 por encima del 4% anual. Es de esperar también que enfatice la prioridad que dará a la recuperación de la inversión pública y privada, junto con un claro soporte a la estabilidad de las reglas de juego, que han sido cuestionadas en relación a los peajes y contratos petroleros, entre otros.

Editorial: El primer discurso del Presidente Vizcarra para 28 de Julio