Adulto mayor y ciudadanía

Por: Gonzalo Ruiz

Fuente: Diario Gestión

Fecha: 22 – 07 – 2020

Las cifras acumuladas de fallecidos por COVID 19 en el Perú hasta mediados de julio, muestran que 7 de cada 10 víctimas tenía 60 años o más. Este resultado es consistente con los registrados a nivel mundial, explicados por la mayor vulnerabilidad de las llamadas Personas Adultas Mayores (PAM). En el caso del Perú, a manera de ejemplo, si nos referimos sólo a la realidad sanitaria de los PAM, un 77% enfrenta al menos un problema de salud crónica (diabetes, hipertensión, TBC entre otros). Sin embargo, en el Perú, existen otras condiciones que hacen de los PAM, una población especialmente vulnerable.

Según el INEI al 2019, un 12.4% de la población es considerada PAM. Se estima que este porcentaje llegará a 22% en el 2050 debido al progresivo envejecimiento de la población peruana. En la actualidad, el 62% de las PAM no se encuentra afiliada a ningún sistema de pensiones. El Programa Pensión 65 tiene un alcance limitado (menos del 15% de esta población).  Esto explicaría, entre otros aspectos, por qué un contexto como el de la inmovilidad social decretada por el gobierno, estos segmentos de la población se han visto obligados a continuar trabajando, máxime si 1 de cada 4 PAM es considerada, según INEI, jefe de hogar.

Otro rasgo que agrava la situación de los PAM en el Perú, es la presencia de diversos factores que afectan su accesibilidad a los servicios de salud. En el año 2019, según INEI, el 74% de las PAM que afirmó sufrir problemas de salud, no asistió a un establecimiento para atenderse porque no lo consideró necesario, se autorecetó o utilizó remedios caseros. Un 22.7% no acudió a un establecimiento de salud por cuestiones de distancia, por desconfianza o expectativa de demora en la atención. Estos resultados si bien son previos al COVID 19, ilustran los problemas que sin duda han afectado la atención oportuna de pacientes pertenecientes a este grupo de la población.

Existen otros indicadores que muestran el abandono o precariedad en el que viven las PAM en nuestro país. Dentro del segmento de mayores de 70 años, un 38.2% viven solos o acompañados de otra persona mayor. Según un reciente estudio de Herrera y Matsuda (2020), las denuncias recibidas por el MIMP por violencia contra PAM en 2019 ascendieron a 11 mil a nivel nacional, de las cuales un 74% de las víctimas fueron mujeres.

La crisis desatada por la pandemia y las medidas orientadas a su contención, ha puesto en evidencia las carencias que sufre este importante grupo de la población, sin duda el más golpeado por la pandemia y con acceso limitado a servicios públicos. Uno de los retos de política pública que enfrenta el Estado peruano, consiste en hacer que los derechos ciudadanos que “en el papel” asisten a las PAM, se conviertan en realidad.

Adulto mayor y ciudadanía