Uruguay

El país ingresó en recesión técnica al confirmarse dos trimestres de caída de la actividad económica: -0.7% en el último trimestre de 2019 y -1,6% en el primero de 2020.

Economía: El país ingresó en recesión técnica al confirmarse dos trimestres de caída de la actividad económica: -0.7% en el último trimestre de 2019 y -1,6% en el primero de 2020. En éste condición se mantendría durante todo el año culminando con una contracción promedio del PBI de 2,7%. A pesar de dicha situación el Consumo privado se expandió (+1,7%)  mientras que el Consumo público no tuvo variaciones al igual que la inversión. Por su parte las exportaciones de bienes y servicios cayeron 5,8% asociado a la menor producción de la industria frigorífica y de otros rubros alimentarios como los lácteos, así como una disminución del turismo receptivo. Las importaciones de bienes y servicios presentaron un aumento de 9,2%, destacándose el incremento en el turismo emisivo principalmente con destino a Argentina. Desde el enfoque de la producción, la mayoría de los sectores tuvieron un desempeño negativo con excepción de la Industria manufacturera (+2,9%) y el sector Transporte, almacenamiento y comunicaciones (+1,5%).

El gobierno emitió bonos en dólares a la tasa más baja de la historia y fue el primer país emergente que salió al mercado internacional en 2020 en moneda nacional; la demanda fue tres veces mayor al monto colocado. El nuevo bono global en moneda nacional indexado tiene un rendimiento real de 3,875% anual y sumó US$ 1.100 millones, con vencimiento 2040. El bono global en dólares sumó US$ 400 millones, con vencimiento 2031 y un rendimiento de 2,48% anual.

Política: Tras la reunión del Consejo Superior Tripartito, se aprobó el Convenio Colectivo que regirá para varios sectores de la actividad privada a partir de 2021. El convenio implica un incremento salarial del 3% con un punto adicional para los salarios más bajos, y una postergación de ese aumento para los sectores más afectados por la pandemia del COVID-19. Al final de 2021 se aplicará un correctivo por inflación y se descontará el descenso que pueda observar el PBI en 2020. En caso de existir una pérdida del salario real existe el compromiso de recuperarlo a partir del 1° de enero de 2022 siempre que se verifique crecimiento de la economía en 2021.

Uruguay