¿Riesgo fiscal a la vista?

Por: Isaac Foinquinos

Fuente: Diario Gestión

Fecha: 05 – 06 – 2019

Recientemente, el Consejo Fiscal publicó un estudio en donde se simula la trayectoria de la deuda pública en escenarios caracterizados por diversos choques (menor crecimiento del PBI y precios de exportación, fenómeno de El Niño, cumplimiento gradual de las metas de ingresos fiscales). El documento concluye que “existe un riesgo potencial de que la deuda pública supere del límite legal de 30% del PBI”.

De ocurrir lo anterior es probable que las agencias calificadoras de riesgo rebajen la nota crediticia de la deuda soberana peruana. Recordemos que hace no mucho a Chile le rebajaron el rating crediticio por el deterioro persistente de su posición fiscal. En el corto plazo, este evento tendría un impacto negativo sobre las expectativas empresariales, mientras que a mediano plazo elevaría el costo del financiamiento que toman las empresas, ambos con efectos sobre la inversión y el crecimiento.

¿Qué opciones tiene el Gobierno para evitar un downgrade crediticio? Las principales son ampliar la base tributaria y combatir el incumplimiento. Estas ya se vienen observando en medidas como el uso obligatorio de comprobantes de pago electrónicos, modificaciones a la norma antielusiva, eliminación de exoneraciones, entre otras, con impactos directos sobre los negocios. De ser insuficientes, no se podría descartar medidas más agresivas como aumentos de impuestos.

Aun en el caso de que no se logren las metas de ingresos fiscales, el Gobierno tiene otras alternativas. Una de ellas es utilizar sus activos financieros que ascienden a cerca de 14% del PBI como son los ahorros en el Fondo de Estabilización Fiscal y los recursos depositados en el sistema financiero. Otra opción sería reducir el gasto público, aunque esta medida no sería socialmente aceptable en un contexto en el que la economía aún crece por debajo de su nivel potencial y en donde una buena parte del gasto es poco flexible (salarios, pensiones, entre otros).

Finalmente, está la alternativa de elevar el límite legal de la deuda pública. Se podría argumentar que la meta es muy exigente, más aún con las necesidades de infraestructura que requiere la economía. Además, en países de ingresos medios y similares calificaciones crediticias, los ratios de deuda son mayores. Al respecto, otro estudio del Consejo Fiscal estima que un límite para la deuda pública de 40% del PBI minimiza el riesgo de comprometer la sostenibilidad fiscal.

Sin embargo, elevar el límite de la deuda puede ser peligroso ya que el Gobierno perdería credibilidad (si lo elevaron una vez, pueden volver a hacerlo), más aún si es que la calidad institucional es baja (no se podría negar que las ofertas electorales del siguiente Gobierno puedan llevarla a una trayectoria explosiva).

En resumen, la tendencia al alza de la deuda pública impone riesgos a mediano plazo sobre el entorno de negocios que es necesario seguir muy de cerca.

¿Riesgo fiscal a la vista?