La paradoja del desarrollo en La Pampa

Por: Yohnny Campana

Fuente: Diario Gestión

Fecha: 27 – 02 – 2019

El reciente operativo en La Pampa para erradicar la minería aluvial ilegal en el “corredor del oro” de Madre de Dios invita a reflexionar sobre los impactos paradójicos que estas actividades pueden tener en el bienestar, más allá de aquellos de orden ambiental.

Por un lado, es poco cuestionable que las bajas tasas de pobreza monetaria en esta región se deban a los ingresos generados por la minería, que ocupa a un contingente importante de población trabajadora. En las condiciones en que se realiza, esta actividad es de fácil acceso y no demanda mayores niveles de calificación.

Esta característica, sin embargo, es también la que en el largo plazo limita las posibilidades de desarrollo en la región. En efecto, siendo la minería ilegal tan atractiva por su alto rendimiento tiende a elevar el costo de oportunidad de estudiar de los jóvenes e inducirlos a insertarse laboralmente en ella, desalentándolos de culminar la escuela. Con ello, en el largo plazo dejan de acumular capital humano a través de la educación, con lo cual limitan sus posibilidades de transición hacia actividades laborales alternativas, perpetuando más bien su permanencia en la ilegalidad.

A modo de evidencia, según información del Instituto Nacional de Estadística e Informática en el 2002, es decir, antes del inicio del boom minero ilegal, Madre de Dios tenía una tasa neta de asistencia de la población de 12 a 16 años a educación secundaria de 78%, mucho más alta que Puno (72%) y Cusco (64%), las dos regiones colindantes. En cambio, en 2016, después del boom minero, las cifras se invirtieron, pues Madre de Dios alcanzó un índice de 80%, inferior al 87% de Cusco y 89% de Puno. Es decir, ¡la escolaridad en Puno y Cusco creció diez veces más que en Madre de Dios a pesar de la menor pobreza en esta última región! Es posible que estas diferencias se expliquen por causas diferentes de la minería ilegal, pero las trayectorias divergentes no dejan de ser sugerentes.

Frente a este hecho, una acción complementaria a los esfuerzos parar erradicar la minería ilegal debe considerar la atención a los jóvenes para dotarlos de habilidades que les permitan moverse hacia ocupaciones alternativas. Por un lado, en algunos casos esto debe implicar la culminación de la secundaria, donde sea posible, y por otro, la capacitación técnica productiva.

El Estado cuenta con plataformas operativas para ello desde los programas Juntos, Jóvenes Productivos, entre otros, que han demostrado ser eficaces para promover la retención en la secundaria y la inserción laboral. Sin embargo, estos son de alcance limitado, por lo que, dado el contingente de personas ocupadas en La Pampa, es posible que se requiera incrementar su escala en la zona e, incluso, plantear estrategias adicionales de corte más creativo.

La paradoja del desarrollo en La Pampa