La ley Alcalá

Por: Diego Díaz Pastor

Fuente: Diario Gestión

Fecha: 29 – 05 – 2019

El congresista Percy Alcalá promueve un proyecto de ley que busca cambiar las condiciones en el mercado eléctrico.

En primer lugar, propone elevar el consumo mínimo que debe tener un usuario para poder ser usuario libre de 200 kW a 1,000 kW bajo el argumento de que esto reducirá el riesgo de demanda de las empresas distribuidoras.

En segundo lugar, obligar a las empresas termoeléctricas a declarar el precio total que pagan por su suministro de gas natural para propósito del cálculo del precio spot de la energía eléctrica. Según el congresista, esta última medida permitirá reducir el subsidio que los usuarios pagan por las energías renovables y culpa a las termoeléctricas de “mentirosas”. Lo que no menciona es que la práctica que condena (la subdeclaración de precios) es común en la mayoría de sistemas eléctricos del mundo y ha permitido que los usuarios peruanos tengan un beneficio mayor por la caída sin precedentes en el precio de la energía.

Las normas y la regulación económica deben buscar la eficiencia en los mercados. Este proyecto de ley, sin embargo, apunta en la dirección opuesta. Elevar el límite a los usuarios libres es una restricción que limita la competencia en el mercado. En los últimos tres años, un número importante de usuarios ha logrado reducir sus costos de energía gracias a que han negociado su suministro directamente con los generadores. Esto ha afectado los resultados financieros de algunos distribuidores, pero ha beneficiado a los usuarios eléctricos.

En muchos países se están reduciendo estos límites apuntando a que los usuarios tengan más alternativas de suministro y no estén solo expuestos a las tarifas de los distribuidores que, en la mayoría de casos, es mayor. ¿Por qué en el Perú queremos ir en sentido contrario? Según nuestros cálculos, al cambiar este límite los usuarios que consumen menos de 1,000 kW verán incrementos en sus precios de energía en hasta 100%.

El proyecto también atenta contra la eficiencia del sector. La eficiencia económica significa suministrar los bienes y servicios que requiere el mercado al menor precio posible. La sub declaración implica que las termoeléctricas aceptan recibir un precio menor por la energía que producen, lo cual es un resultado eficiente cuando hay exceso de oferta. Los únicos que han perdido con esto son los generadores eléctricos.

Al cambiar la regla de declaración, lo que ocurrirá es que el precio spot y los precios de energía de los contratos se incrementarán, transfiriendo riqueza de los usuarios a los generadores. Este es un cambio permanente y que afectará el desarrollo del sector en el largo plazo. El primer impacto lo recibirán los usuarios libres, cuyos contratos son más flexibles. Luego serán los distribuidores, cuando tengan que renovar sus contratos. Así, ya sea en el 2021 o en el 2027, las familias peruanas terminarán pagando la factura.

La ley Alcalá