El mercado de seguros: Competencia y desarrollo

Por: Rexvi Rivera

Fuente: Diario Gestión

Fecha: 6 – 10 – 2019

Uno de los retos pendientes de la economía peruana es el desarrollo de su mercado de seguros, cuya penetración en el 2018 fue de 1.7% (primas de seguros sobre PBI), ubicando al Perú en la posición doce de dieciocho países de la región.

Dicha penetración se encuentra muy por debajo del promedio de la región, el cual es de 2.9% en el 2018. Este resultado refleja la gran brecha existente en este sector, pero también el gran potencial para su crecimiento.

Un estudio realizado por la Fundación Mapfre en el 2018 muestra que el potencial del sector es de 4.4 veces el tamaño del mercado actual. El reto, sin embargo, es bastante complejo debido a las características del mercado peruano, donde la economía es aun altamente informal, de baja productividad y con un ingreso medio que limita la capacidad de adquirir seguros. Así, cerrar la brecha en el mercado requiere tomar acciones desde varios frentes.

Cualquier política de desarrollo del mercado asegurador debe estar ligada a promover la competencia. Los mercados aseguradores más desarrollados de Latinoamérica (Chile, Brasil, Colombia y Argentina) tienen un bajo nivel de concentración: las cinco aseguradoras más grandes de cada país no superan en conjunto el 50% de participación de mercado. Por el contrario, en el Perú es uno de los más concentrados de Latinoamérica, teniendo a dos aseguradoras con más de la mitad del mercado y a cinco con cerca del 90% de mercado.

De esta manera, se rompen las barreras de entrada a ciertas líneas de negocio y se incrementa la penetración de los seguros. Además, se tiene espacio para la entrada de nuevos actores sin la necesidad de quitar mercado a las compañías ya establecidas.

Para incentivar la competencia es importante generar un entorno adecuado para la entrada de nuevos actores y para el desarrollo de las aseguradoras ya establecidas en el mercado. Esto implica mayor flexibilidad en la creación de productos innovadores, predictibilidad y gradualidad en los cambios regulatorios, así como el impulso de nuevas tecnologías en la industria.

Por otro lado, existen seguros que por su naturaleza pueden ser obligatorios, pero que necesitarían de un entorno competitivo para traer los beneficios de cobertura al país sin afectar el bolsillo de los peruanos. Un hecho que desarrolló el mercado asegurador fue la obligatoriedad del SOAT que, junto a la competencia que se generó una vez establecido, trajo muchos beneficios para la sociedad.

Incentivar la competencia es vital para impulsar el sector. El esfuerzo de los participantes del mercado y el rol protagónico que puede tener el ente regulador determinarán qué tan rápido podemos cerrar la brecha de aseguramiento en el Perú.

El mercado de seguros: Competencia y desarrollo