Editorial: Una investidura más

El mensaje de investidura del presidente del Consejo de Ministros, Salvador del Solar, no trae ninguna novedad con respecto al de sus predecesores.

Aunque muchos esperaban un mensaje más personal de Salvador del Solar, a quién hemos escuchado es al presidente del Consejo de Ministros. Por esta razón su presentación ante el Congreso de la República ha sido, en fondo y forma, muy parecida a la de los anteriores presidentes del Gabinete: su énfasis está en las acciones que están ejecutando y las metas que esperan alcanzar los ministros en sus diferentes carteras.

El mensaje está enmarcado dentro de cinco ejes que sirven para presentar los planes que piensa ejecutar el gobierno. Se reafirma la prioridad marcada por el presidente Martín Vizcarra en la lucha contra la corrupción. En ese sentido, reclamó, bastante cortésmente, la aprobación por el Congreso de los Proyectos de Ley para la reforma del sistema de justicia que ha entregado el gobierno en agosto del año pasado. Además, señaló que las acciones que tomarán a futuro están contenidas en el Plan Nacional de Integridad y Lucha contra la Corrupción 2018-2021.

A continuación, trató otro tema también anunciado y priorizado por el presidente Vizcarra, el de la Reforma del Sistema Político como un medio para mejorar la gobernabilidad. Así, señaló que en marzo habían recibido el Informe de la Comisión de Alto Nivel para la Reforma Política, lo que será el fundamento para el conjunto de propuestas que van a presentar al Congreso en los próximos días.

En el campo económico ha sido mucho más enfático que sus predecesores recientes, defendiendo el modelo económico en ejecución. Señaló que la combinación de equilibrio fiscal con crecimiento económico son condiciones fundamentales para el desarrollo. Hizo notar que la tasa de crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) de 4% en 2018, era superior al 2.5% de 2017 y al promedio de América Latina, que fue de 1.5%. Más aún, indicó que con este crecimiento y el que se espera para el futuro, igual o superior, garantiza la meta de reducción de la pobreza a 2021 que se ha propuesto el gobierno, del 20% al 18%, y de la pobreza extrema, de 5% a 2.5%. Indicó también que la inversión privada y pública era fundamental para el crecimiento, y que la recuperación de la privada reflejaba la confianza de los inversionistas en el Perú. Puntualizó el rol de la actividad minera como motor de crecimiento y destacó los proyectos de Quellaveco, Mina Justa y la ampliación de Toromocho como ejemplos. En lo estrictamente social, remarcó que el gobierno espera cerrar 2019 con 39.3% de anemia en niños entre seis y 35 meses (hoy en 44%) y con 9.7% de desnutrición crónica infantil en menores de cinco años (hoy en 12.2%).

Otro tema económico que levantó el presidente del Consejo de Ministros es el de competitividad, en el entendido de que es la única forma de sostener el crecimiento del país a mediano y largo plazo. De hecho, anunció que están trabajando comisiones técnicas público-privadas en las denominadas Mesas Ejecutivas con los sectores forestal, acuícola y turismo.

Si bien no se refirió explícitamente a las trabas que hoy dificultan las contrataciones y ejecución de obras por el Estado, destacó el buen resultado que ha dado el modelo aplicado para la elaboración de la infraestructura necesaria para la realización de los Juegos Panamericanos. Además, señaló que se van a buscar formas de replicar ese modelo en otros casos. Aunque no lo indicó explícitamente, dijo que uno de ellos podría ser el de la reconstrucción de las zonas afectadas por los desastres causados por El Niño Costero. Puntualmente, sobre los avances de esta reconstrucción, anunció que se ha formado una comisión permanente de funcionarios del Gobierno Central, sobre todo del Ministerio de Economía y Finanzas, que se trasladará a la Región Piura para coordinar el avance de las obras y así no tener que requerir que los funcionarios de las regiones o los municipios tengan que viajar a Lima.

El mensaje del presidente del Consejo de Ministros ha tenido algunos vacíos dentro de los cuales se pueden destacar dos. El primero, que no se ha señalado la forma en la que el gobierno piensa destrabar el funcionamiento de la burocracia estatal, que con su inacción, ineficiencia o corrupción impide que el Estado pueda funcionar apropiadamente y alcance sus objetivos. Por eso, el listado de acciones y objetivos en sectores tan importantes como salud, educación o seguridad ciudadana no llama a ser optimistas en cuanto a su cumplimiento. El segundo, la total falta de referencia al conflicto que se ha generado en Las Bambas. Es posible que sea intencional e incluso coordinada con las representaciones políticas presentes en el Congreso, teniendo en cuenta que en estos momentos están llevándose negociaciones con miras a la solución del conflicto.

Editorial: Una investidura más