Argentina

Ecolatina: El alarmante dato de inflación de marzo (4,7%) llevó al Ejecutivo a lanzar un paquete de medidas para morigerar el alza de precios y atenuar la caída del consumo

EconomíaEl alarmante dato de inflación de marzo (4,7%) llevó al Ejecutivo a lanzar un paquete de medidas para morigerar el alza de precios y atenuar la caída del consumo (congelar las bandas cambiarias, las tarifas residenciales de electricidad y 64 productos de la canasta básica). Luego, un nuevo pico de stress cambiario causó que el FMI autorizara al BCRA a vender reservas por debajo del techo de la ZNI (51,5 ARS/USD) y a elevar la intervención diaria por encima de este límite. Estimamos que las autoridades no han comunicado el poder de fuego disponible para intimidar (posiblemente con poco) al mercado. Esto dio resultado y desinfló las presiones, pero las Reservas son escasas y el BCRA debería utilizarlas prudentemente. El gobierno apelará a la apreciación cambiaria para tratar de ganar las elecciones, pero las ventas del Tesoro y el BCRA disminuyen las divisas disponibles para el pago de deuda. Reducir el stress cambiario facilita el cumplimiento del programa acordado con el FMI, pero podría ser muy nocivo si implica un atraso cambiario. Un dólar apreciado puede reducir transitoriamente el ratio deuda-PBI, pero no permite alcanzar el crecimiento con abultado superávit comercial. Sólo un tipo de cambio real competitivo y estable garantiza el pago de la deuda en moneda dura.

Política: El Gobierno tuvo siempre una certeza: Cristina Kirchner era la mejor adversaria para confrontar porque tiene los mayores niveles de rechazo. Pero el escenario de segunda vuelta dejó de ser un triunfo asegurado: CFK le sacaría 1,8% de ventaja a Mauricio Macri. Esto no pone en duda la estrategia de confrontación, pero sí quién está mejor parado para enfrentarla ¿Macri o Vidal? Vidal mejora la competitividad de Cambiemos entre 4 y 5 p.p. De complicarse la situación económica, Macri deberá decidir entre declinar su candidatura o recibir la desaprobación de su propio electorado. Quienes no desean que CFK triunfe tienen una alta predisposición a cambiar su voto para optar por la mejor opción para frenarla, por lo que si Macri decide confrontar con la ex presidenta con riesgo de derrota, esa amenaza podría producir una migración de votos oficialistas a alguna alternativa (¿Lavagna?).

Argentina