PNIC: agenda pendiente

Por: Gonzalo Ruiz

Fuente: Diario Gestión

Fecha: 20 – 11 – 2019

El Plan Nacional de Infraestructura para la Competitividad (PNIC) presentado en julio de este año, contiene un diagnóstico de las brechas de corto y mediano plazo que enfrenta el país (ascendentes a S/ 117 mm y S/ 363 mm, respectivamente), criterios para la priorización de sectores y un conjunto de proyectos seleccionados en los cuales el Gobierno centraría sus esfuerzos durante los próximos meses.

Sin duda, el PNIC es un documento importante, pero representa solo el punto de partida para la construcción de una agenda destinada no solo a cerrar las brechas existentes en el stock de infraestructura, sino a mejorar la calidad de los servicios que reciben las empresas y ciudadanos. Debería ser un instrumento de gestión que permita no solo hacer seguimiento anual de las metas trazadas sino que plantee reformas que contribuyan a mejorar el sistema de inversiones, agilizando la ejecución de los proyectos.

Existen al menos 4 ejes temáticos en los que existe espacio para introducir mejoras. En primer lugar, uno de los cuellos de botella recurrentes en la ejecución de proyectos de infraestructura viene dado por las demoras en que incurre el Gobierno en tramitar las expropiaciones y liberar interferencias. Estos procedimientos, altamente engorrosos, son gestionados por unidades ubicadas en los distintos ministerios, con pobres resultados en términos de oportunidad y predictibilidad. Es tiempo de evaluar la creación de una institucionalidad única transversal que asuma todos estos procesos, que los uniformice, y a la cual se le pueda medir por sus avances periódicamente.

Un segundo aspecto se relaciona con la modalidad de implementación de los proyectos. El PNIC ha planteado tentativamente que el 55% de los 52 proyectos priorizados se implementaría a través de APP. Sin embargo, gran parte de estos consisten en proyectos que ya están en ejecución. Si excluimos a estos últimos, el porcentaje de APP se reduce a 37%.

El MEF ya ha definido criterios de elegibilidad para determinar qué proyectos pueden implementarse a través de APP. Debe impulsarse un plan de difusión y capacitación de estos criterios que, entre otros, sirvan para revisar la modalidad de implementación de los proyectos priorizados.

En tercer lugar, debemos reforzar la transparencia a lo largo de todo el ciclo de proyectos tanto de APP como de otras modalidades de ejecución. Ello implica introducir mecanismos de consulta a los stakeholders relevantes, asegurando su participación no solo durante la fase de formulación sino durante la ejecución misma del proyecto.

Por último, se requiere revitalizar el sistema de promoción de inversiones. Los cambios introducidos en los últimos años se han centrado en los procesos, competencias de las entidades involucradas o herramientas metodológicas. Sin embargo, una mejora pendiente está relacionada con el fortalecimiento del capital humano y la necesidad de atraer/retener el talento en los órganos que conforman el sistema. Relanzar el sistema de inversiones exige contar con los mejores profesionales y que estos gocen del respaldo y autonomía necesarios.

PNIC: agenda pendiente