Gráfico de la semana: Estados Unidos, ¿señales de alerta?