Editorial: El boom agroexportador continúa

Se prolongó hasta 2031 la ley que otorga trato especial al sector agrario. Entre las modificaciones, se incluyen positivas mejoras para los trabajadores.

Los beneficios de la Ley Agraria (Ley Nº 27360), que vencían en 2021, se han extendido hasta 2031 con algunas modificaciones. Esta Ley, que promueve las exportaciones del rubro, se amplió a actividades acuícolas y forestales.

Para tener una idea de la importancia de la decisión adoptada hay que considerar que, en 1999, las exportaciones agrarias alcanzaron US$ 406 millones; mientras que este año se estima cerrarían con US$ 6,360 millones, lo que implica una tasa de crecimiento promedio anual de 14.8%.

Es indudable que detrás del extraordinario resultado están, en primer lugar, condiciones de base como la calidad de la tierra y el clima, que nos otorga una ventaja competitiva natural entre las mejores del mundo; y costos de agua y mano de obra bajos en comparación con los de otros países. En segundo lugar, se deben mencionar los esfuerzos de entes especializados públicos y del sector privado que han apoyado la apertura de mercados y la comercialización de la producción nacional. En este contexto, la Ley Agraria introdujo dos aportes importantes: un régimen flexible de contratación laboral, que libera a la agricultura de las rigideces del sistema laboral general, sin el cual es posible que no se hubiera alcanzado el dinamismo que se exhibe; y un tratamiento especial en relación con el impuesto a la renta, con una tasa de 15% sobre las utilidades netas, la mitad de la tasa general.

La extensión de la Ley Agraria hasta 2031 mantiene el régimen laboral especial con ligeros cambios a favor del trabajador, lo que nos parece correcto. Incluso, considerando los claros beneficios que produce sobre la actividad económica y la ampliación de la demanda de empleo debería tomarse esta experiencia como ejemplo para extender, a otros sectores, sistemas laborales igualmente flexibles, que respondan a las características de cada actividad.

En relación con el tratamiento preferencial al Impuesto a la Renta, teniendo en cuenta que la actividad agroexportadora ya está en pleno auge, creemos que se ha debido iniciar un tránsito gradual hacia el régimen general que debería evitar tratos diferenciados.

Editorial: El boom agroexportador continúa