México

Aumenta el empleo, pero no la economía, al mismo ritmo (Consultores Internacionales)

Aumenta el empleo, pero no la economía, al mismo ritmo (Consultores Internacionales)

El primer semestre del año confirma el buen paso de la economía mexicana, aunque los riesgos se mantienen latentes. El mercado interno se consolida como uno de los principales motores de crecimiento; en ese sentido, la generación de nuevas fuentes de trabajo juega un papel fundamental y cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) señalan que, hasta junio de este año, el aumento del empleo formal durante este 2017 es de 517,434 nuevas plazas laborales, una cifra nunca antes vista para un periodo similar.

En el sexto mes del año, se tienen registrados 19 millones 134 mil 58 puestos de trabajo. De éstos, 86% son de tipo permanente y 14% eventuales. Este aumento en el empleo se origina, principalmente en el sector agropecuario con un crecimiento de 7.6%, transportes y comunicaciones con 6.1% y la industria de la transformación con 5.9%.

Sin duda, el aumento del empleo formal es positivo en cualquier situación, en México, éste indicador no está correlacionado con el crecimiento del PIB, sino que se explica por un proceso de formalización del empleo y procesos de fiscalización de las autoridades hacendaria, así como facilidades para la inscripción de trabajadores.

Datos del INEGI relacionados con el empleo (Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo) señalan el nivel de ingresos: 42% de la población ocupada percibe hasta dos salarios mínimos.  21.6% recibe ingresos de más de 2 y hasta 3 salarios mínimos, 12.7% se encuentra en más de 3 y hasta 5 SM y 5.2% se encuentra con ingresos mayores a 5 SM.

Al primer semestre, el balance económico fue es positivo y se reflejó en el optimismo de los mercados financieros mexicanos; el principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cerró junio apenas ligeramente debajo de los 50,000 puntos, con un rendimiento al semestre de 9.2%. En el mercado de cambios, el peso logró una apreciación en su paridad con el dólar de 14.4% en el mismo periodo, ya que la moneda estadounidense se vendió en el piso de los 18 pesos por unidad.

Durante la primera mitad del año, el consumo y las exportaciones se confirmaron como el principal motor de crecimiento al crecer 1.4% y 13.8% a tasa anual durante mayo.

Para mayo, el aumento del crecimiento del IGAE (indicador aproximado al PIB) fue de -0.7% respecto al mes pasado y de 1.8% de manera acumulada.

Las ventas de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) crecieron a un ritmo promedio de 5.4 % a junio, mientras que los envíos al exterior de manufacturas aumentaron 8.7% hasta mayo y los de la industria automotriz 9.4 por ciento.

Cabe destacar que un elemento importante para estos logros fue la reacción de las familias mexicanas; su nivel de confianza en la economía fue determinante para fortalecer la demanda interna, a través de un mejor consumo.

La inflación preocupa ya que en junio se ubicó en 6.31%; hasta el momento, el alza en tasas ha sido un adecuado instrumento de control, pero en los últimos 12 meses se han aplicado siete incrementos (en junio del año anterior se ubicaban en 4.25% y al cierre del semestre de este año se ubica en 7.0 por ciento).

Un apretón monetario excesivo puede frenar el crecimiento, encarecer el crédito y afectar la confianza de los hogares; al respecto, en junio la confianza del consumidor cayó 0.8% debido a que las familias perciben un entorno menos favorable en la economía y en los hogares, tanto en el presente como en el futuro.

En términos de comercio exterior, hasta mayo las exportaciones totales en México acumularon un valor de 161,921 millones de dólares, dato que significó un crecimiento de 10.2% respecto al año previo. Destacaron los ingresos por envíos manufactureros (que representan el 89% del total), que aumentaron a una tasa de 8.7% en los primeros cinco meses del año; al interior, las venta productos del sector automotriz subieron 9.4% en su comparación anual y la manufactura no automotriz creció 8.3 por ciento.

Para la segunda mitad del año, México se prepara para la renegociación del Tratado de América del Norte (TLCAN) con sus socios comerciales Estados Unidos y Canadá. Los acercamientos inician en agosto y se espera que tengan al menos una duración de un año. La trayectoria que pueda tener la economía mexicana dependerá en gran medida de los acuerdos que se puedan alcanzar en este tratado comercial.

México