Editorial: Economía mundial nos favorece en 2018

Las principales economías del mundo evolucionarían de manera positiva el próximo año, lo que beneficiaría el crecimiento de América Latina.

La revisión de las proyecciones de crecimiento de la economía mundial, hechas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su World Economic Outlook (WEO) correspondiente a octubre, muestra un fortalecimiento del dinamismo que se viene observando a partir del segundo semestre de 2016, que se refuerza en la primera mitad de 2017.

Para esta institución, la economía mundial crecería este año 3.6% y el próximo 3.7%, ligeramente por encima de la proyección realizada en el mes de abril.

Este mayor dinamismo se observa en la Zona Euro, Canadá, Japón y China, que superan la revisión a la baja hecha en los casos de Estados Unidos y Gran Bretaña. Los países emergentes también participan de este mayor dinamismo, proyectándose crecimientos del 4.6% y 4.9%, en 2017 y 2018, respectivamente.

A la base de este mayor crecimiento están, en primer lugar, el dinamismo que viene mostrando la economía china, que crecería 6.8% en este año y 6.5% en el próximo, lo que representa una revisión al alza con respecto a la proyección de abril, de 0.2 y 0.3 puntos porcentuales, respectivamente.

Esta mejora es consecuencia del rebalanceo a favor de los servicios y el consumo que se viene llevando a cabo dentro del marco de un plan quinquenal.

En segundo lugar, la política monetaria expansiva que se está ejecutando en la Zona Euro – que ha empujado el crecimiento a tasas de 2.1% y 1.9% para 2017 y 2018, respectivamente- ha significado una revisión al alza de 0.3 y 0.4 puntos porcentuales con respecto a la proyección de abril.

En tercer lugar, destaca la expectativa de una gradual normalización de la política monetaria en Estados Unidos, que propicia tasas de interés de largo plazo con tendencia a la baja y un dólar que se ha depreciado alrededor del 5% en términos reales.

El crecimiento que se proyecta para este país es de 2.2% para 2017 y 2.3% para 2018, lo que representa una corrección a la baja con respecto a la proyección de abril de 0.1 y 0.2 puntos porcentuales, respectivamente.

Este ajuste lo hace el FMI, como consecuencia de haber descartado el estímulo resultante de la reducción de impuestos que se contemplaba en los planes del Presidente Donald Trump, que ahora considera no se va a producir.

Finalmente, se estima que prevalecerán las condiciones favorables en los mercados financieros internacionales, como consecuencia de la abundancia de liquidez observada, lo que debe mantener las tasas de interés bajas.

Esta mejora en la perspectiva de crecimiento económico mundial refuerza la expectativa optimista sobre el crecimiento futuro del Perú. Los mercados en expansión para nuestros productos de exportación y el mantenimiento de las condiciones favorables en los mercados financieros internacionales, nos permiten ser optimistas con respecto a una expansión dinámica y sostenida de nuestro crecimiento económico en los dos próximos años.

El FMI advierte sobre algunos riesgos que pueden reducir el dinamismo que se proyecta. Entre los que destacan: el fin de la política monetaria expansiva que se está ejecutando en la Zona Euro o la aceleración de la normalización monetaria en Estados Unidos, que darían lugar a una reducción de la liquidez internacional y a aumentos de las tasas de interés.

Asimismo, eventuales problemas financieros en China, que se podrían producir si las autoridades se ven obligadas a detener la expansión del crédito, que se ha constituido en uno de los más importantes estímulos para su crecimiento.

Advierten que una reducción marcada del crecimiento chino puede tener consecuencias internacionales muy negativas. Señalan también, como un riesgo importante, el desmontaje que se estaría por producir de las medidas de regulación financiera que se impusieron en Estados Unidos luego de la crisis financiera del 2000, lo que tendría repercusión sobre la estabilidad del sistema financiero internacional.

Finalmente, consideran el riesgo de que la adopción de políticas comerciales proteccionistas que estaría propiciando el gobierno de Estados Unidos, afectaría el comercio mundial y, como consecuencia, reduciría el crecimiento económico.

En resumen, los riesgos identificados vendrían por mal manejo –precitado- de las políticas monetarias de Estados Unidos, Zona Euro y China. En esa medida, son riesgos controlados. Por eso, en conjunto, son buenas noticias para América Latina y, en particular, para el Perú.

Editorial: Economía mundial nos favorece en 2018